En la que asegura a las y los trabajadores una vida digna y salud.
La Nueva Realidad Sindical impulsa mejores prácticas en los centros de trabajo a fin de erradicar la discriminación por razones de género.
También contempla cero tolerancias a toda forma de violencia contra hombres y mujeres.